Seguidores

miércoles, 22 de julio de 2015

MEANDRO MELERO

A nadie escapa que los dioses nacieron en Extremadura pero, también es cierto, no se quedaron a vivir por mucho tiempo en esta bendita tierra. Las condiciones de vida no eran demasiado favorables y se fueron. Nada se supo de ellos.

Abandonados a su suerte, el hombre y la naturaleza supieron ingeniárselas en Las Hurdes. Imágenes como el meandro Melero sólo son posibles si se entiende que, para que aquí la vida se abriera paso, fueron necesarias elevadas dosis de constancia y paciencia. En el genoma del hurdano está escrito: “Aquí, el tiempo lo dan dao”.



El río Alagón discurre por este paraje sin prisas, que fueron siempre malas consejeras, haciendo de frontera entre las provincias de Cáceres y Salamanca. Desde Riomalo de Abajo, alquería de Caminomorisco, se puede acceder al mirador de la Antigua siguiendo la verea de los pescadores y disfrutar de esta maravilla natural.

2 comentarios:

  1. Ahora te descubres como certero filósofo de lo cotidiano. Ahora...

    Buen trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena parte de ello es culpa tuya y te estoy muy agradecido.

      Eliminar